Las 5 mentiras que te alejan de la prosperidad.

Este día en NeuroPlaneta platicamos sobre Las 5 mentiras que te alejan de la prosperidad.

 

 

La primera de estas grandes mentiras o mitos —creo que es la más común— que te alejan de la prosperidad y la riqueza es “que tienes que haber nacido dentro de una familia rica o próspera.” Y no es así, lo primero que puedes hacer es empezar a cambiar tus creencias, empezar a pensar algo diferente. Si nos ponemos a pensar como está distribuida la riqueza, todo mundo sabe que realmente son muy pocos los que tienen la riqueza y es una gran mayoría los que no nacemos en una familia o en un país rico o próspero.

Aunque todo es muy subjetivo porque sabemos que México —por ejemplo— es muy próspero, lamentablemente no se ve reflejado en la calidad de vida de las personas. Lo más fácil sería culpar al gobierno, a los políticos, a la gente rica. Hay muchas personas que están enojadas con la gente rica y es necesario que trabajen esa creencia porque mientras sigan creyendo eso, eso se va hacer realidad para ellos y por lo tanto ahí van a seguir.

Hay una máxima que dice que en realidad todo en este mundo es próspero y hay abundancia en todos lados, naturalmente es así. La cosa de la escasez  es un invento del ser humano porque en el mundo hay los recursos más que suficientes para que todo el mundo viva con una calidad de vida extraordinaria; nadie tendría que pasa hambre, todos tendrían acceso a una buena educación. Realmente tenemos con qué, aquí está todo.

La cosa es las creencias, la forma en que yo pienso acerca del mundo.

En el libro “El hombre más rico de Babilonia” habla acerca de como el rey dijo que ese país es muy próspero —Babilonia era muy próspera en ese tiempo— y que repartieran la riqueza por igual a todos y así lo hicieron. La sorpresa que se llevó el rey fue que al año sale a pasear por las calles de Babilonia y se encuentra con que otra vez hay gente pidiendo dinero en las calles o gente que por su apariencia no se veía muy próspera. El rey preguntó si habían distribuido la riqueza como él había ordenado, le respondieron que si y que el problema es que después de dos años los que estaban pobres, otra vez lo están y los que eran ricos, ahora lo eran más. ¿Qué pasó? Mentalidad.

La gente que era rica tenía su mentalidad de rico. La gente que era pobre tenía su mentalidad de pobre.

Aunque les dieron dinero, el dinero no te hace rico, el dinero es una consecuencia de tu mentalidad. Es una consecuencia de que tan próspero eres tú por dentro. Entonces, este primer mito de nacer en una familia rica no aplicaría porque aproximadamente el 95% de la riqueza está concentrado en el 3% de la población mundial. Pero según las estadísticas, en este momento, aproximadamente entre un 85% y un 90% de las personas más ricas de ese 3% que les hablo no nacieron en una familia rica. Entonces eso rompe la estadística. Obviamente eso ayuda pero no es obligatorio.

Otro mito es “Estoy muy grande para empezar”

Otro mito muy común es que “tienes que ser un genio” como Bill Gates para la informática. Aquí tenemos que debatir que es un genio. La verdad es que todos somos genios en algún aspecto, todos sin excepción. Para algo tenemos talento o facilidad. La cosa es cuando yo juzgo a otra persona porque no tiene el mismo talento que yo o lo juzgo con otra persona con un talento diferente. Todos somos diferentes. Si yo tengo un talento y la otra persona no lo tiene, no significa que esa persona no sea talentosa o no tenga inteligencia. Todos somos inteligentes y podemos desarrollar nuestra genialidad de diferentes maneras. De esa forma podemos romper con ese mito.

El talento está muy sobre valorado porque en realidad tú puedes desarrollar cualquier habilidad, con practica, persistencia y disciplina.

Para la riqueza tenemos que aprender la habilidad de poder administrar correctamente nuestro dinero. Hay gente que se le da mucho más fácil que a otra. Eso no significa que a las que no se les de tan fácil, no lo puedan aprender. Todos podemos aprender cosas nuevas y habilidades nuevas. Otra habilidad que es importante para la riqueza es vender; como aprendernos a vender correctamente y a vender nuestros productos o nuestro talento que queremos darle al mundo de manera inteligente. Hay de todo tiempo de estilos de venta; tanto para gente introvertida como para gente extrovertida.

La genialidad también está muy relacionada con el IQ o Coeficiente Intelectual. Dicen que tienes que ser un genio con un gran Coeficiente Intelectual, cuando más del 90% de las personas ricas en el mundo tienen un IQ promedio, no tienen nada extraordinario.

Todo talento se puede rentabilizar.

Mientras encuentres una solución a un problema, puedes tener un producto ganador o un servicio. La cosa es que primero te desbloquees porque las ideas están por todos lados.

Otro mito muy común es “debes terminar una carrera universitaria para poder tener riqueza.” Hay muchos ejemplos como Bill Gates, Steve Jobs y Mark Zuckenberg pero yéndonos más al pasado está el Señor Tomas Alba Edison; ni siquiera terminó la primaria y tenía un montón de patentes, murió millonario y hasta la fecha seguimos usando muchos de sus inventos. El punto es que no tiene nada que ver el terminar o no terminar una carrera universitaria. En todas las profesiones hay riqueza y hay pobreza, no depende que estudiaste, no depende si acabaste la universidad. Lo que importa es que cambies tu mentalidad y que quieras hacer que las cosas sucedan.

Otro mito es “debes trabajar muy duro para tener riqueza.” Es cierto a medias, es decir, que tienes que trabajar pero no duro sino inteligentemente. Debemos empezar a trabajar y empezar a construir de poco a poco e inteligentemente, porque solo trabajar no va a funcionar.

El último mito es “la gente que es próspera es porque tiene suerte.” Hay un concepto de suerte que me gusta mucho que dice que la suerte es cuando la preparación se topa con la oportunidad. Por ejemplo, tal vez te han llegado un montón de oportunidades para mejorar tus ingresos, o de dejar tu trabajo y crear tu propio negocio pero como no estás preparado seguramente no la has visto.

¿A qué me refiero con preparado? A leer, a escuchar programas como éste, a escuchar audiolibros, también podemos ir a conferencias, etc. Entonces yo me empiezo a preparar, a desarrollar mis habilidades de tal suerte que no sólo la puedo ver sino que la puedo tomar. Ahí es cuando se da la suerte.

 

 

 

Espero que esta información que acabo de compartir contigo te sea de mucha utilidad.

Me encantaría saber tu opinión. Puedes dejarla en la caja de comentarios.

Te mando un fuerte abrazo y estoy para servirte.

Tu amigo y coach,
Carmelo Sánchez

2 Comentarios

  1. Sué Cantillo Vidaures-Responder
    24 septiembre, 2017 at 12:11 am

    Es muy cierto yo en lo particular no comprendo el x que comienzo algo y luego caigo en desánimo y lo dejo , me encantan las ventas lo disfrutó pero no soy perseverante estoy tarta de la vida qué tengo y no tengo 15 años, tengo que ver x mi misma ya mis hijos se casaron y no comprendo xq si estoy sola me es mas difícil que cuándo tení a mis cuatro hijos,muchas gracias x está oportunidad, se que puedo y quiero cambiar,un fuerte abrazo y muchas gracias

  2. Elio Enaí Hernández Martínez-Responder
    16 septiembre, 2017 at 3:29 pm

    Todo lo que nos proporcionas es totalmente cierto mi estimado Carmelo. Todos podemos, pero debemos atrevernos a realizar ese cambio de actitud en nuestra mente. Gracias y Bendiciones.

Deja un comentario