Este día en NeuroPlaneta platicamos sobre Fe vs Temor.

 

 

Hay 2 grandes fuerzas que mueven el universo son -por un lado- el MIEDO y -por otro lado- la FE.

Hay que tener bien en claro que son estos dos conceptos, porque mucha gente los usa muy a la ligera, sobre todo el tema de la fe que está muy usado -sobre todo hoy en día- a lo que tiene que ver con cuestiones religiosas  u ocurrencias espirituales. Hay un libro llamado “Metafísica 4 en 1” de la autora llamada Connie Méndez y hay dos conceptos que saqué de ahí que me encantaron que fue precisamente el concepto del miedo y el concepto de la fe.

La fe -como lo define ese libro- es la fuerte convicción de que eso que yo quiero o que “eso” positivo que quiero que pase en mi vida se dé. Tengo la fuerte convicción de que se va a dar. Una de las condiciones es que esté lejana la posibilidad. Por otro lado, el miedo es exactamente lo mismo -esto lo dice otro libro llamado “El Kibalión”. El temor y la fe son lados opuestos de la misma cosa.

¿Qué quiere decir esto?

Mientras que la fe es la fuerte convicción de que eso que yo quiero en mi vida se va a lograr, el temor también es la fuerte convicción de que eso que yo quiero no se va a lograr. Por ejemplo, estoy esperando que un acuerdo comercial se dé, entonces yo me empiezó a preocupar ¿Y qué es la preocupación? Miedo. En mi mente me estoy creando imágenes de que todo lo malo va a pasar. Estoy lanzando frecuencias y pensamientos que no me convienen; que el trato que yo quiero no se va a dar, que la casa que yo quiero no la voy a poder comprar, que el carro que yo quiero no va a funcionar.

Todo eso es una posibilidad pero también está la otra posibilidad de que si se dé lo que tú quieres, de que sea como tú quieres, de que obtengas ese ascenso en el trabajo, que cierres ese trato o ese negocio. Todas las posibilidades están ahí ¿Qué es lo único que lo diferencía? En donde me estoy enfocando; si estoy teniendo fe, o sea, una fuerte convicción a que eso se va a lograr, o por otro lado tengo miedo, a que eso que yo quiero no se va a lograr.

Ahí es donde radica nuestro poder; que frente a mí están todas las posibilidades.

A partir de ahí yo puedo elegir ahorita en el presente -aunque sea muy remota la posibilidad de que se cumpla. Ojo, que es tan remota como que se cumpla otra posibilidad. Ninguna posibilidad tiene más posibilidades que otra; todas tienen exactamente el mismo potencial. Está en mi poder elegir -a través de tener fe o tener miedo- que eso que yo quiera se cumpla. Puedes tener fe en lo que quieras, mientras tengas ese sentimiento/emoción de saber que estás haciendo lo que tienes que hacer y que te vas acercando cada ves más a tus metas y que se van a volver una realidad.

Dentro de las emociones que llamamos positivas: alegria, felicidad, amor, entusiasmo, fe. Basicamente, nos sentimos mas o menos igual en esas etapas solo que varia en grado. Y por otro lado, el miedo, la preocupacion, la tristeza, el enojo tienen el mas o menos el mismo grado de frecuencia. Hay herramientas que nos facilitan estar en frecuencia positiva.

Por ejemplo, yo quiero sentirme pleno, feliz y tener fe en que voy a lograr mi meta financiera pero ahorita no la tengo. Veo mi cuenta bancaria y está en números rojos. Sería difícil mantenerme con fe para ir por mi meta. Pero cuando veo a mi hijo de 1 añito en su cuna, lo veo reirse y como hace sus pequeños logros como caminar; todo eso me pone muy feliz  y en una frecuencia positiva muy cercana a la de la fe. Entonces puedo aprovechar esos sentimientos que tengo con mi hijo y en ese momento visualizar mi meta.

Cuando estas sintiendo esa emocion puedes utilizar esta herramienta y decir “Así me quiero sentir cuando logre mi objetivo cuando salgamos de esta situación en la que estamos en este momento financiero.” Tal vez para mi ver un partido de futbol me hace sentir contento; también puedo utilizarlo. Cuando sientas esa emoción positiva visualiza tu meta financiera. Estamos creando un ancla positiva que se acerca mucho a la emoción de la fe y la desanclamos del miedo. De tal suerte, cuando piense en mi meta voy a jalar esos recursos de felicidad.

Haz una actividad que te haga sentir de la forma en que te quieres sentir cuando logres tu META mientras la visualizas como ya realizada.

 

 

 

Espero que esta información que acabo de compartir contigo te sea de mucha utilidad.

Me encantaría saber tu opinión. Puedes dejarla en la caja de comentarios.

Te mando un fuerte abrazo y estoy para servirte.

Tu amigo y coach,
Carmelo Sánchez

 

1 Comentario

  1. Elio Enaí Hernández Martínez-Responder
    6 octubre, 2017 at 6:25 pm

    Carmelo: Muchas gracias. Son consejos tan fáciles de encontrar en momentos dificiles que muchas veces atravezamos, pero cuando alguien como tu persona, nos recuerda que existen, y cómo aplicarlos, es una verdadera alegría. Bendiciones

Deja un comentario